Construcción del Funicular

La construcción del funicular fue parte inicial del gran proyecto de transformación del cerro San Cristóbal, su rol principal era poder transportar a personas desde la base a la cima del cerro de forma rápida, pero además ofrecerles una vista privilegiada de la ciudad en el trayecto.
La iniciativa comienza a concretarse en 1923 cuando el ingeniero Ernesto Bozo Pezza se adjudicó el proyecto para diseñar, construir y explotar por veinte años el ascensor que debía unir la plaza Caupolicán con la cima del cerro San Cristóbal.
Para financiar el proyecto se constituyó la Sociedad Anónima Funicular San Cristóbal, en la escritura de la sociedad se estipuló un capital social de $ 1.200.000 dividido en 60 mil acciones de $ 20 c/u que fueron vendidas a 465 personas, en su mayoría italianos.